psicosy

Philosophy page

Posts Tagged ‘Síndrome de Capgras’

Ésta no es mi hija, es su doble

Posted by chertograd13 en febrero 28, 2011

¿Te imaginas que un día al llegar a tu casa tu madre te dijera que no eres su hija , sino un doble suyo que la ha suplantado? Esto es lo que viven las personas cercanas a los individuos que sufren un síndrome llamado síndrome de Capgras.

El nombre de este síndrome se debe a uno de los primeros doctores que lo estudiaron, las personas que sufren el síndrome de Capgras tienen la convicción delirante de que sus familiares y otras personas de su entorno han sido suplantados con el fin de perjudicarla, también pueden llegar a creer en la existencia de dobles de sí misma, este síndrome esta clasificado dentro de los conocidos como de falsa identificación delirante . A continuación se nos presentan varios casos:

Mujer de 38 que vive con su madre de 73 y su hija adolescente, nació por cesaría presentando hipoxia neonatal de tiempo no especificado, a los dos años de edad sufrió TCE frontal, cayendo de una altura aproximada de 2 metros, presentando pérdida de alerta aproximadamente 30 minutos. Tuvo una hija y al poco tiempo se separó de su pareja, ha sido tratada por el departamento de ginecología debido a cervicovaginitis crónica y EPI. Inicia su padecimiento a los 12 años con cuadros de agresividad incluso llegando a agredir físicamente a su madre. Durante la adolescencia presenta trastornos de conducta, impulsividad y poca tolerancia a la frustración. Ha sido recluida por la policía debido a su agresividad física y verbal contra su madre e incluso contra su hija, por su problemática psiquiátrica ha sido hospitalizada. En 2005 presentó cuadro de insomnio, agresividad, con ideas delirantes y desconocía a sus familiares, tras agredir a su madre confesó que en su casa entraban muchas niñas y mujeres que eran dobles de su hija y su madre,además se muestra incoherente cambiando su verdadero país de origen en más de una ocasión, la paciente persistió en las ideas de cambio de si misma y niega que sus familiares lo sean, teniendo que ser controlada parcialmente debido a su padecimiento mental y sometida a un tratamiento.

Hombre de 36 años, sin antecedentes de enfermedad conocida, que acude a consulta a petición de sus familiares a causa de un cambio conductual acusado, apatía, alteración del sueño y alimenticia, aislamiento social, ideación paranoide de perjuicio y agresividad verbal contra familiares y amigos. En la consulta confiesa que desde hace unos dos años sus familiares y amigos han ido siendo suplantado por dobles idénticos a ellos y que a veces incluso le es difícil llegar a diferenciarlos, aunque los dobles son más irritantes e insultantes, y asegura que existe un complot por parte de sus familiares y amigos y declara que lo persiguen allí donde va porque lo tienen localizado mediante un transmisor que le han colocado en la muela y mediante un sistema rayos infrarrojos, y dice que todo comenzó cuando ridiculizó a unos vecinos por ser de izquierdas, ahora piensa que sus padres son comunistas y que todos se han puesto en sus contra. Se muestra inquieto, tenso y suspicaz, habla coherentemente y sin alteraciones formales del pensamiento, tiene ideación paranoide, alteraciones perceptivas y nula conciencia de enfermedad. Las funciones mentales superiores y el resto de la exploración neurológica no presentan alteraciones.

Si se analizan los casos presentados, se observa que estamos ante dos cuadros de síndrome de Capgras. Ambos sufrían cuadros funcionales anteriores a la aparición del síndrome, siendo diagnosticados de esquizofrenia paranoide durante su evolución. La aparición del síndrome de Capgras es tardía respecto al inicio del trastorno de base.

Para explicar la etiología del síndrome de Capgras se elaboraron teorías psicológicas. Desde la psicodinámica, los autores proponen que el delirio de dobles es una solución al problema de la ambivalencia a través de los mecanismos de la escisión y proyección,el paciente rechaza a la persona implicada, pero los sentimientos de culpa no se lo permiten. El conflicto se resuelve con el delirio de dobles, con la proyección del malestar hacia el impostor, el doble que él mismo ha creado, de manera segura y sin ningún tipo de incertidumbre afectiva. Capgras describió la ilusión del doble como fenómenos afectivos que se encuentran en una disfunción cerebral y que causa en los enfermos que la padecen rechazo a admitir la verdadera personalidad de los seres cercanos. Observan un parecido pero desconocen la identidad de la persona. Luego, no se trata de un falso reconocimiento, sino que va más allá, se origina a partir de un estado afectivo aunque en un segundo tiempo se incorpora a hábitos adquiridos de pensamiento. Hay dos factores que hacen que esta teoría sea vista cada vez con más escepticismo : el hallazgo de patología cerebral significativa en gran parte de los casos y que la edad de inicio tardía hace poco probable el origen psicológico.

También se ha intentado entender el Síndrome de Capgras a través de la paramnesia reduplicativa, como núcleo original del problema, la paramnesia reduplicativa es un déficit de memoria caracterizado por la convicción de que una persona o un lugar conocidos han sido duplicados. El síndrome de Capgras también ha sido relacionado con las lesiones del girus fusiforme que pueden causar prosopagnosia, lo que altera el reconocimiento del significado emocional del rostro. Se ha demostrado que la presentación de los rostros activa el girus fusiforme bilateralmente y la de las voces la corteza auditiva secundaria también en forma bilateral. Al comparar la percepción de fotos y voces de personas conocidas e identificables se activa además la corteza cingular posterior lo que no sucede con fotos o voces de desconocidos. Esta zona quizás sea la responsable del Síndrome de Capgras.

En la actualidad la posible etiología orgánica es ampliamente aceptada, se piensa que las anomalías del hemisferio cerebral derecho, principalmente en el área temporoparietal son frecuentes aunque hay otras múltiples localizaciones por ejemplo el lóbulo frontal. Se considera que dos tercios de los pacientes con síndrome de falsa identificación presentan lesión cerebral demostrable que origina las anomalías en el reconocimiento facial, al parecer provoca también una descordinación entre la información sensorial y su adecuado cortejo afectivo y un fracaso en la supresión de comportamientos repetitivos inapropiados (funciones que son especialmente mediadas por el hemisferio derecho). Parece que existe una interrupción en la integración de información entre la corteza parietotemporal derecha, el sistema límbico y algunos ganglios basales, lo que origina la falsa identificación delirante. Incluso se han llegado a dar casos de asesinatos asociados a los síndromes de falsa identificación. Psicopatológicamente se plantea con frecuencia el debate sobre si este fenómeno debe ser considerado un síntoma aislado o un síndrome con entidad propia. Los datos disponibles en la literatura abogan porque sea considerado un síntoma. A favor está el hecho de que casi siempre aparece como parte de otra entidad clínica, principalmente esquizofrenia o depresión psicótica.

Anuncios

Posted in Filosofía de la mente | Etiquetado: | Leave a Comment »